Scilla Peruviana

cuidados de la scilla peruviana

La scilla peruviana proviene del mediterráneo, de países como Italia, España, Portugal y también del norte de África. La llaman de muchas maneras: flor de piña, flor de la corona, Jacinto azul estrellado, Jacinto portugués, o Mosquera sevillana.
El nombre de scilla significa ‘aridez’ y se cultiva para ornamentar debido a lo que decoran sus bellas flores. Con una vegetación alta y elegante, bien se pueden acomodar en macetas, y cuando eliges jardines quedan muy bien junto a arbustos caducos.
Se trata de una bulbosa de otoño poco conocida, muy rústica y que exige muy pocos cuidados, es perfecta para acomodarse en jardines sin mantenimiento, ya que prospera casi en cualquier tipo de suelo, ya sean poco fértiles o suelos con una humedad excesiva, donde otros bulbos terminarían pereciendo por pudrición.

Scilla

Descripción de la planta Scilla peruviana

La scilla es una planta perenne con un bulbo muy parecido a la pera de 6 a 8 centímetros de diámetro, de color blanco con betas marrones. Sus hojas son lanceoladas, puntiagudas y forman rosetas siendo muy carnosas, llegar a medir hasta 60 centímetros de largo y 4 centímetros de ancho.
Cada una de las plantas llega a tener de 5 a 15 hojas por lo que luce muy tupida. El tallo floral es de 15 a 40 centímetros de alto con un racimo piramidal denso repleto de por lo menos 40 flores, aunque muchas llegan a tener hasta 100. Sus impresionantes inflorescencias consiguen que la floración se prolongue mucho en el tiempo.

Flores de la Scilla

La planta scilla produce flores muy vistosas y coloridas, casi todas de un color azul intenso aunque existen variedades en un blanco delicado para cada uno de sus seis pétalos.
Necesitan de abundante sol para crecer hermosas y con tonos vibrantes en sus pétalos. Dispuestas en un racimo que se haya al final del tallo. Ese azul violáceo de las flores tiende a aparecer en primavera, con una altura de hasta 40 centímetros.
Una vez que florea, estas flores de scilla llegan a extenderse frescas durante semanas, por lo que todo lo que hiciste para cuidarla valdrá la pena.
Cada una de las especies de la scilla es muy colorida y agradecida. Una vez que ha crecido y floreado te brinda la oportunidad de disfrutar de ella durante meses. Tienen en sus diferentes variedades colores y cualidades distintas en la agrupación de sus pequeñas flores, pero esto no significa que desmejore su ornamentación.

scilla-peruviana-en-macetas

Variedades scilla

  • Scilla peruviana
  • Scilla lilio-hyacinthus
  • Scilla peruviana alba
  • Scilla hyacinthoides hispánica

Cultivar scilla peruviana

Son muy fáciles de cultivar, pueden crecer en rocallas, formar bordes y macizos, e inclusive fácilmente adornar tus balcones si las dispones en jardineras.
En esas regiones cálidas resisten muy bien viviendo en el exterior casi todo el año, pero debes estar atento ante alguna helada.
Cuando la cortas para decorar en un jarrón duran mucho tiempo si siempre la mantienes con agua fresca.

¿Cómo plantar la escila?

Estas flores de temporada primavera-verano son perfectas para plantar durante el otoño, en zonas a pleno sol.
Lo ideal es plantar los bulbitos que se generan a partir de las plantas bulbosas más antiguas. Una vez terminada la floración y que se ha secado por completo la parte aérea, podemos desenterrarla y separar los pequeños bulbos, para obtener nuevas plantas.
Una vez que estos bulbos pequeños crecen hasta 2 centímetros podrás separarlos y plantar en macetas o en el jardín, procurándolo hacer en un agujero profundo de entre 5 a 10 centímetros y con una separación de 15 a 20 centímetros entre cada uno de ellos.
Se recomienda rodearla de otras plantas de follaje ligero para protegerla mientras crece y florece, sobre todo si debe enfrentarse a bajas temperaturas.

Cuidados de la scilla

La scilla, como parte de los bulbos florales de primavera, no necesitan de cuidados excesivos. En tierras desprovistas de atención suele crecer y expandirse sin ninguna dificultad.
Cuando la flor de la scilla se ha marchitado, cuando sus pétalos han caído y cambiado de color, el tallo donde esa flor se ha mantenido también muere. Entonces es momento de retirar esa flor y prepararse para una nueva generación de flores.

  1. Suelo

    Es recomendable que la tierra sea fértil con un muy buen drenaje. Suelta y que fácilmente puedas abrir los agujeros para sembrar los bulbos.
    Aunque como se trata de una bulbosa tremendamente rústica, podría prosperar en cualquier tipo de suelo, aunque no sea el idóneo.

  2. Exposición al sol

    Esta colorida planta disfruta, crece y se desarrolla mejor si está situada a pleno sol. Soporta estar expuesto a la luz durante todo el día siempre y cuando la tierra se conserve húmeda. La semisombra también le va bien, aunque debes estar pendiente de que los riegos no sean excesivos.

  3. Riego

    Regar una scilla requiere de atención, pues no se debe regar de igual forma en pleno crecimiento, como en su época de reposo.
    En verano tendrás que regar de forma más abundante pues hay más calor y la planta necesita permanecer húmeda y fresca, sin excederse para evitar riesgos de que se pudra, aunque ya sabemos que por lo rústica que resulta, podría sobrevivir en una situación de alta humedad en el suelo.
    Lo ideal podría ser regar unas tres veces por semana cuando el calor sea intenso y una o dos veces por semana hace menos calor y la sombra la cubre. El riego se tiene que reducir drásticamente en la época de latencia del bulbo.

  4. Plagas

    Al ser una planta muy rústica, resiste bien los ataques de las plagas. En el jardín conviene controlar sobre todo las babosas y caracoles, que se comen sus hojas.

  5. Abonado

    Se recomienda abonar los bulbos en el momento de su siembra, para obtener de ellas hojas más largas, verdes y flores más duraderas. Los compost orgánicos resultan ideales, así como también los abonos para específicos para floración.

  6. Reproducción

    La scilla peruviana se puede multiplicar a través de semillas o por la división de sus bulbos. Si decides multiplicar a través de semillas, lo mejor es utilizar una bandeja de semillero con algunos sustratos que ayuden a su germinación y progreso.
    En las bandejas de alveolos no se aconseja colocar más de dos semillas en cada hueco antes de cubrir con el sustrato. Luego de regar, se debe mantener en la sombra.
    Si la reproducción es por bulbos, se deben separar los bulbitos en primavera, una vez que la planta ha perdido su parte aérea, y sembrar luego en macetas o en tierra firme.

Fotos scilla peruviana

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Deja un comentario