Hippeastrum, Cuidados y Variedades

hippeastrum flor

El género Hippeastrum comprende unas 80 especies propias de las regiones subtropicales y tropicales de América, que van desde México, Centroamérica y se extiende hasta Argentina. Hasta hace poco el nombre científico era Hippeastrum amaryllis, pero debido a que existe otra flor bulbosa llamada Amaryllis belladonna que procede de Sudáfrica, se ha dejado sólo en hippeastrum, aunque popularmente se conoce a esta planta como amarillis, generando muchísimas confusiones entre las dos bulbosas de primavera.
Hippeastrum significa estrella del caballero o estrella del jinete. Su nombre viene del griego hippeus, que significa jinete, y astron, que significa estrella.
Tiene una apariencia muy elegante e imponente, proporcionando enormes flores llamativas, de fuertes colores rojos a blancos que decoran los alrededores de las casas. También hay varios híbridos de flores más pequeñas, incluso algunos con flores dobles.

¿Dónde comprar hippeastrum?

Los bulbos de hippeastrum se suelen confundir en muchos viveros con variedades de amarilis, a veces resulta realmente complicado conocer el origen de muchos de los híbridos, con la confusión que supone.
En todo caso, siempre puedes comprar hippeastrum online, en la mayor tienda de flores de bulbosas online, Amazon. Actualmente hay varias ofertas de bulbos de hippeastrum, con precios que varían en función del tamaño del bulbo y colorido de sus flores.

Hippeastrum amaryllis

Descripción hippeastrum planta

El bulbo hippeastrum es tunicado, con escamas concéntricas que se componen con las bases foliares agrandadas.
Del tallo de la hippeastrum aparecen de 2 a 7 hojas de 3 a 9 centímetros de largo y hasta de 2,5 a 5 centímetros de ancho. Estas hojas son lineales, largas, de intenso color verde y totalmente lampiñas.
La planta puede alcanzar hasta unos 45 centímetros de altura, coronada por 3 o 4 flores grandes. Casi todas las especies de esta flor grande tienen un tamaño de 5 a 12 centímetros de diámetro, aunque ya se cultivan híbridos con flores más pequeñas y con flores dobles.

Floración hippeastrum

La hippeastrum suele florecer a finales del verano y comienzos del otoño. Algunas variedades pueden florecer hasta mediados del invierno, siempre que estén cultivadas en el interior, porque es una planta que no resiste bien el frío y las heladas.
Es el caso de la hippeastrum papillo mariposa, con flores de color blanco verdoso, con marcas listadas en tono rojo pimentón, que florecen más tarde que la mayoría de las variedades hippeastrum.
Las flores con forma de trompeta aparecen al final de su largo tallo. Los colores pueden ser lisos o con listas de otros tonos, que van entre blanco, rosa y rojo, a veces más oscuros que otras.
Las flores se presentan en grupos de 2 a 4 en esa parte final del tallo que viene directamente del bulbo, en ocasiones y según las variedades de hippeastrum, también pueden ser perfumadas.

flores-hippeastrum-papillo-mariposa

Hyppeastrum variedades

Algunas de las variedades de hippeastrum más populares, y que puedes encontrar con relativa facilidad son:

  • Hippeastrum punicem
  • Hippeastrum striatum
  • Hippeastrum amorice
  • Hippeastrum correiense
  • Hippeastrum evansiae
  • Hippeastrum vittatum
  • Hippeastrum hybridum
  • Hippeastrum equestre

Cultivar sus bulbos

Las flores de bulbo rojas del hippeastrum resultan tan hermosas, que su popularidad ha crecido muchísimo.
Son plantas que se cultivan en su mayor parte en interior, por su sensibilidad extrema al frío y las heladas. En el exterior pueden estar, siempre que las temperaturas lo permitan.
Si te estás preguntando en qué época plantar los bulbos de hippesatrum, lo ideal es hacerlo hacia el final del invierno o comienzo de la primavera. Idealmente hay que elegir un bulbo con raíces bien desarrolladas, que nos ofrezca una buena tasa de éxito.

plantar-bulbos-de-hippeastrum

¿Cómo plantar hippeastrum?

La flor hippeastrum, gusta que antes de plantar, dejar las raíces de sus bulbos sumegidas en agua durante un día entero. Por supuesto, debes tener mucho cuidado de que solo sean las raíces lo que estés sumergiendo, no el bulbo.
Cerciórate de eliminar las raíces secas y que únicamente queden las sanas, sin ningún tipo de hongos.
Si te decides por las macetas, estas deben ser anchas para que los bulbos puedan sentirse cómodos, en el caso de que desees colocar más de un bulbo.
El bulbo debe quedar enterrado dejando la mitad superior a la vista, utilizando compost de jardinería de buena calidad. Posteriormente elegiremos una ubicación cálida, con buena iluminación pero sin sol directo.
Los riegos al principio deben ser escasos, para ir aumentando en intensidad y frecuencia cuando el tallo haya crecido entre 5 y 10 centímetros.
Una vez que ha terminado la floración, se corta el tallo justo por encima de las hojas, y se comienza el abonado, para que las hojas y el bulbo crezcan todo lo que puedan antes de secarse por completo y empezar su época de letargo, durante el invierno.
Lo complicado del hippeasrum es hacerle florecer año tras año, y el secreto está precisamente en que el bulbo crezca una vez que ha florecido.

Hippeastrum cuidados

Esta linda planta de flor roja no es muy difícil de mantener. Si has seguido las recomendaciones mientras las plantabas y la proteges adecuadamente, crecerá fuerte y hermosa.
Una vez que la planta ha comenzado a florecer, es recomendable dejarlas por más tiempo en la sombra, para que la flor perdure un largo plazo con los colores intactos.
Si has sembrado los bulbos en el exterior, cuando se seca por completo la parte aérea, puedes extraer los bulbos de la tierra y resguardarlos en un lugar oscuro, hasta que llegue la próxima temporada y volver a sembrar.

  1. Suelo

    Los suelos que están formados por turba, perlitas y arena fina son los mejores para plantar una Hippeastrum. Se recomienda que sea uniforme y que no tienda a crear charcos para que la planta no se ahogue.

  2. Exposición al sol

    Los hippeastrum son plantas que no soportan bien estar a pleno sol, aunque si necesitan de una iluminación intensa, lo mejor es colocarlos en un lugar en semisombra, que les asegure una buena iluminación.
    En maceta es fácil proporcionarles un lugar bien iluminado pero sin sol directo, en el jardín elegiremos una ubicación en la que no reciba el sol de las horas más intensas.

  3. Riego

    Lo importante es que esta Hippeastrum permanezca húmeda durante el día. No hablamos de un regado excesivo, solo cuando la tierra se ha secado y para evitar se compacte, no conviene mojar directamente el bulbo, es mejor regar la tierra a su alrededor.

  4. Abonado

    Puede ayudar mucho a un buen crecimiento, utilizar compost a partir de restos orgánicos. Alimentan a la planta desde las raíces y permiten que su crecimiento sea más fuerte y sus flores más duraderas.
    Una vez que el bulbo ha florecido, es el momento de añadir un fertilizante químico cada dos semanas, con la intención de que las hojas y el bulbo crezcan y engrosen.
    Después de florecer el tallo se debe cortar por encima de las hojas, evitando que la planta genere semillas que le restarán fuerza, y posibilidades de que vuelva a florecer al año siguiente.

  5. Plagas

    Los ácaros y las arañas rojas son su principal enemigo, por lo que debes tener a mano un acaricida que te ayude a eliminarlas antes de que logren marchitar las hojas, debilitando el crecimiento del bulbo.
    También, puedes probar con un poco de jabón y un algodón si la planta no es muy grande. Después de limpiar bien debes asegurarte de que quitaste toda señal del jabón para que la planta se sienta fresca y limpia.

  6. Reproducción

    Esta hermosa planta puede reproducirse por semillas. Apenas estas maduran en el ápoca del verano, se colocan en bandejas y a medida que crecen se pasan a envases más grandes. Se colocan en lugares cálidos y regados periódicamente para no detener su crecimiento y posterior floración.
    No es lo más aconsejable, ya que conseguir bulbos capaces de ofrecer flores a partir de semillas, puede llevar varios años.
    Lo más recomendable es intentar reproducir por bulbos, que aparecen a partir del bulbo principal. Cuando estos aparecen, se retiran los bulbillos que se encuentra al lado del más grande y se plantan en macetas en primavera, en todo caso, habrá que esperar a que engrosen lo suficiente para producir flores.

  7. Conservación

    Cuando ha terminado la época de la floración, que la planta se ha marchitado y espera por una nueva temporada de condiciones aptas, puedes retirar los bulbos y conservarlos en un lugar seco y oscuro.
    Ahí en resguardo pueden permanecer intactos durante muchos meses hasta que decidas volver a plantarla, y dadas las condiciones, proporcionarle los cuidados necesarios para su nueva floración.

Imágenes y fotos hippeastrum

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Deja un comentario